DO011
Valle Nuevo This is an IBA in danger! 


Year of compilation: 2007

Site description
La Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA) Valle Nuevo (VN) está ubicada en la Región Norte o Cibao de República Dominicana, entre las provincias Monseñor Nouel, La Vega, Azua y San José de Ocoa. Según Nuñez et al., (2006), VN contribuye a la captura de agua y al mantenimiento de una importante producción hídrica. Existen más de 700 ríos de diferentes categorías, formando parte de cinco cuencas hidrográficas; las cuencas de los ríos Yuna, Nizao, Las Cuevas y del Medio inician en esta parte de la geografía nacional. El suministro de esta agua apoya el riego de las áreas agrícolas de provincias de la Región Cibao y la Región Sur (San Cristóbal, Peravia y Azua). Además, también contribuye al suministro de agua potable del Distrito Nacional. Nuñez et al., (2006) también describe de manera detallada los tipos de vegetación hallados en VN. Según este documento, la cobertura boscosa de la IBA es de unas 39,000 hectáreas (ha) y está compuesta por Bosque de Pino (24,445 ha), Bosque Nublado (12,446 ha), fragmentos de Bosque Latifoliado (1,634 ha) y pequeños Manaclares (513 ha). En el Bosque de Pinos o Coníferas la especie característica es Pinus occidentalis, la cual predomina a lo largo de la IBA en general. El Bosque Nublado es latifoliado y se encuentra en zonas expuestas a los vientos. Las especies características de este bosque son Didymopanax tremulus, Magnolia pallescens y Podocarpus aristulatus. Las condiciones microclimáticas de este bosque favorecen la proliferación de numerosas epífitas y musgos, constituye un área crítica para la Vegaea pungens y es importante para helechos arborescentes como Cyathea insignis. Nuñez et al., (2006) indica que el Bosque Latifoliado está conformado por cuatro manchas dispersas de bosque húmedo. Las especies Ocotea leucoxylon, O. patens, Tabebuia berteri, T. vinosa, Brunellia comocladifolia, Cyathea furfuracea, Trema micrantha, Oreopanax capitatus, Cecropia schreberiana y el helecho arborescente Cyathea harrissi están presentes en este tipo de bosque. Los Manaclares constituyen una comunidad dentro del Bosque Latifoliado, dominada por Prestoea montana y la cual se asocia a helechos, numerosas epífitas y plantas vasculares. Existen Zonas Agrícolas dedicadas al cultivo de productos menores (22,100 ha) y a productos de ciclo corto (19,300 ha). Las primeras comprenden suelos dedicados al cultivo de papa, zanahoria, ajo, cebolla, guandules (frijoles), repollo, habichuela y tomates. En los últimos años, cerca de 5,000 ha han sido dedicadas a expandir la frontera agrícola en esta zona y aproximadamente 4,500 ha fueron afectadas por forestales en las últimas dos décadas. La segunda categoría de Zonas Agrícolas comprende los suelos dedicados al cultivo de café y pastizales. Según Nuñez et al., (2006), se ha determinado la presencia de unas 20 comunidades en el interior de esta IBA, con una población de 3,500 personas. La explotación forestal tanto dentro, como en la periferia de VN, es histórica. En el área se reporta principalmente la extracción de pino y maderas preciosas, aunque en el presente ha sido reducida (Nuñez et al., 2006). Esta IBA tiene un alto potencial para el ecoturismo, con actividades como observación de aves, caminatas, disfrute de áreas de acampar, paisajes y vistas panorámicas.

Key biodiversity
En la IBA-VN se han reportado alrededor de 72 especies de aves, de acuerdo a las listas del Programa IBA de República Dominicana (BirdLife International y Grupo Jaragua, 2006) y la Sociedad Ornitológica de la Hispaniola (2006). Esta IBA es crítica para especies endémicas tales como Loxia megaplaga, Priotelus roseigaster y Calyptophilus frugivorus, respectivamente consideradas En Peligro (EN), Vulnerable (VU) y Casi Amenazada (NT), según la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). En general, esta área es importante para aves de montaña asociadas a hábitats y vegetación específica tales como pinares.

Non-bird biodiversity: Según Nuñez et al., 2006 en la IBA-VN se reportan 531 especies de plantas, de las cuales 401 son espermatofitas y 130 son helechos y aliados. Existen 138 especies de plantas endémicas de la isla La Española (ILE), tales como Magnolia pallescens, lo cual indica alrededor de un 30% de endemismo. En cuanto a la herpetofauna, se reporta la presencia de 17 especies de anfibios, representando un 26% del total de anfibios reportados para la ILE, con un endemismo regional de 6%. La especie Hyla vasta, reportada para esta IBA, considerada especie (VU) según la UICN. Han sido reportadas 29 especies de reptiles, 3 de los cuales están pendientes de identificación. Al igual que los anfibios todas las especies de reptiles identificadas son endémicas de la Isla. Entre ellos, Anolis aliniger y Celestus darlingtoni. Se ha confirmado la presencia de 33 especies de mariposas siendo esta IBA es uno de los pocos hábitats para el desarrollo de especies como Greta diaphana charadra y Calisto chrysaoros. Entre los mamíferos se ha reportado la presencia de Solenodon paradoxus y Plagiodontia aedium, mamíferos terrestres endémicos de la Isla, cuyas poblaciones son reducidas y se encuentran fragmentadas. Debido a estas condiciones ecológicas, estas especies están consideradas En Peligro Crítico (CR) y (EN), respectivamente, de acuerdo a la UICN.



Pressure/threats to key biodiversity
Según el Plan de Conservación del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo) (Nuñez et al., 2006), el régimen natural de fuego de esta IBA ha sido alterado a causa de fuegos intencionales (provocados). Ello ha generado una serie de impactos asociados a la pérdida de hábitat. Entre estas se menciona la disminución de fauna y flora, la alteración de dinámicas ecológicas normales, cambios en la sucesión natural de la vegetación, alteración en la distribución de la flora asociada y la degradación de la calidad y cantidad de hábitat disponible para varias especies. La IBA-VN posee un historial relacionado a incendios forestales y según Hoppe (1989) fue escenario de uno de los peores del país, ocurrido en 1983. Los antecedentes de extracción de producto forestal como la madera y el pino (que aunque controlada, aún existe) han provocado la fragmentación de hábitats mientras que la expansión agrícola ha generado la conversión de áreas boscosas a áreas de cultivo. Evidencia de ello es la presencia actual de parches de pino, en áreas donde existieron extensos pinares y los antecedentes históricos de prácticas agrícolas en zonas de Bosque de Pino. Como consecuencia ulterior de las prácticas agrícolas, se evidencian grados de erosión en el suelo y la presencia de sedimentos en el agua por arrastre de la vegetación ribereña y deslizamientos del terreno. En la área hay presencia de ganado, sin embargo, esta zona ha estado relacionada a diferentes actividades agropecuarias desde los inicios de ocupación de sus tierras. Nuñez et al., (2006) apuntan que a causa de la actividad ganadera, se eliminaron en el pasado grandes superficies de bosque, sobre todo en la zona suroeste del parque. Otras amenazas mencionadas por los autores incluyen la contaminación por agroquímicos (para la agricultura y el cultivo de flores) y el manejo inadecuado de desperdicios generados en el mantenimiento de las plantas eléctricas para redes de distribución de señales. El resultado de dicha contaminación es la disminución de la calidad del agua. También son mencionados como impactos del manejo inadecuado de flujo de algunos ríos y la construcción de caminos.

Conservation responses/actions for key biodiversity
En esta IBA se han llevado a cabo estudios y proyectos de diversa naturaleza (e.g. fauna, botánica, geografía, sociología). Existen iniciativas de turismo alternativo por parte del sector público y privado y Organizaciones No Gubernamentales nacionales e internacionales. Entre estas acciones, a continuación se mencionan algunas: La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales SEMRN (José Mateo) lleva a cabo acciones de administración, ecoturismo, extensión comunitaria, control y vigilancia, uso público, gestión, educación ambiental, materiales de promoción y educación, apoyo a proyectos, elaboración de planes de acción y del Plan de Manejo. Esta institución realiza estudios sobre uso público con la finalidad de facilitar el ecoturismo. (2000-presente)__con el apoyo del Servicio Alemán de Asistencia Técnico-Social (GTZ) y junto otras instituciones ejecuta el Proyecto de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte (PROCARYN) cuyo componente de Áreas Protegidas incluye infraestructuras, publicaciones, preparación de Planes de Manejo, capacitación y otros. La Fundación Moscoso Puello posee una larga trayectoria de actuación e incidencia en esta IBA en temas de investigación, manejo, educación ambiental, ejecución de proyectos y publicación de materiales de apoyo a la difusión de la importancia ecológicas de esta área. Esta institución trabaja en estrecha colaboración con The Nature Conservancy en el levantamiento de información científica del área, evaluación de variables socio-económicas, edición de documentos para el manejo (e.g. Evaluación Ecológica Integrada, Planes de Conservación) y en general, representando esta IBA ante la comunidad ambientalista.

Protected areas
La IBA-VN contiene a la figura de protección Parque Nacional Valle Nuevo (PNVN), el cual se corresponde con la Categoría de Manejo II, sub-categoría (A), según la UICN. Esta área protegida también se conoce como Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier. Inicialmente, fue declarada como Zona Vedada junto a los terrenos que comprenden la loma (montaña) Alto de la Bandera, mediante la Ley No. 5579 del 19 de julio del 1961. Luego fue declarada Reserva Científica Valle Nuevo mediante el decreto No. 1315 del 11 de agosto del 1983. El decreto No. 233 del 1996 le asignó la categoría de Parque Nacional, lo cual fue ratificado y validado por la Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales No. 64 del 2000 y la Ley Sectorial de Áreas Protegidas No. 202 del 2004.

Habitat and land use
Nuñez et al., (2006) describe de manera detallada los tipos de vegetación hallados en VN. Según este documento, la cobertura boscosa de la IBA es de unas 39,000 hectáreas (ha) y está compuesta por Bosque de Pino (24,445 ha), Bosque Nublado (12,446 ha), fragmentos de Bosque Latifoliado (1,634 ha) y pequeños Manaclares (513 ha). En el Bosque de Pinos o Coníferas la especie característica es Pinus occidentalis, la cual predomina a lo largo de la IBA en general. El Bosque Nublado es latifoliado y se encuentra en zonas expuestas a los vientos. Las especies características de este bosque son Didymopanax tremulus, Magnolia pallescens y Podocarpus aristulatus. Las condiciones microclimáticas de este bosque favorecen la proliferación de numerosas epífitas y musgos, constituye una área crítica para la Vegaea pungens y es importante para helechos arborescentes como Cyathea insignis. Nuñez et al., (2006) indica que el Bosque Latifoliado está conformado por cuatro manchas dispersas de bosque húmedo. Las especies Ocotea leucoxylon, O. patens, Tabebuia berteri, T. vinosa, Brunellia comocladifolia, Cyathea furfuracea, Trema micrantha, Oreopanax capitatus, Cecropia schreberiana y el helecho arborescente Cyathea harrissi están presentes en este tipo de bosque. Los Manaclares constituyen una comunidad dentro del Bosque Latifoliado, dominada por Prestoea montana y la cual se asocia a helechos, numerosas epífitas y plantas vasculares. Existen Zonas Agrícolas dedicadas al cultivo de productos menores (22,100 ha) y a productos de ciclo corto (19,300 ha). Las primeras comprenden suelos dedicados al cultivo de papa, zanahoria, ajo, cebolla, guandules (frijoles), repollo, habichuela y tomates. En los últimos años, cerca de 5,000 ha han sido dedicadas a expandir la frontera agrícola en esta zona y aproximadamente 4,500 ha fueron afectadas por forestales en las últimas dos décadas. La segunda categoría de Zonas Agrícolas comprende los suelos dedicados al cultivo de café y pastizales. Según Nuñez et al., (2006), se ha determinado la presencia de unas 20 comunidades en el interior de esta IBA, con una población de 3,500 personas. La explotación forestal tanto dentro, como en la periferia de VN, es histórica. En la área se reporta principalmente la extracción de pino y maderas preciosas, aunque en el presente ha sido reducida (Nuñez et al., 2006). Esta IBA tiene un alto potencial para el ecoturismo, con actividades como observación de aves, caminatas, disfrute de áreas de acampar, paisajes y vistas panorámicas.


Recommended citation
BirdLife International (2019) Important Bird Areas factsheet: Valle Nuevo. Downloaded from http://www.birdlife.org on 23/04/2019.