AR267
Lagunas Encadenadas del Oeste de la Provincia de Buenos Aires


Country/territory: Argentina

IBA Criteria met: A1, A4i (2015)
For more information about IBA criteria please click here

Area: 12,000 ha

Protection status:

Aves Argentinas/AOP

Site description
Las Lagunas Encadenadas del Oeste conforman una cuenca endorreica en la provincia de Buenos Aires y son uno de los ambientes lénticos más importantes de la región pampeana. La matriz ambiental dominante puede cambiar en relación al cuerpo de agua que se considere. En el extremo S y O del área hace un pequeño ingreso el Espinal, representado por el Distrito del Caldén, con especies arbóreas y arbustivas de mediano porte, como Caldén, (Prosopis caldenia) y Chañar (Geofroyea decorticans), hoy día en pequeños manchones aislados o ejemplares solitarios. Las planicies que rodean a los cuerpos de agua lucen suelos desnudos o comunidades de Jume (Sarcocornia sp.) y Pelo de Chancho (Distichlis spicata) y pequeños sectores de dunas, con dominio de pastizales (Stipa spp.) en distintos estados de conservación y desarrollo.
En el extremo SO de este sistema de espejos de agua inconexos aparece el Lago Epecuén, cuyas características fisicoquímicas incluyen un elevado grado de saturación de oxígeno disuelto, pH alcalino y una altísima salinidad (56,75 g/l), lo que lo convierte en un lago hipersalino. Hacia el aparece la Laguna del Monte, donde ocurre un mosaico de lotes bajos inundables con otros de intensa actividad agrícola ganadera. Hacia el este se encuentra la Laguna Alsina, que se encuentra flanqueada por comunidades de vegetación acuática dominadas por Juncos (Schoenoplectus californicus) y en sectores anegados aparecen duraznillares (Solanum glaucophyllum), así como en sitios más elevados dominan los pajonales de Cola de Zorro (Cortadeira selloana).
Este sector, ubicado en los partidos de Daireaux, Guaminí y Adolfo Alsina, es atravesado por importantes rutas y numerosos caminos secundarios y rurales que conectan los centros urbanos (Carhué, Guamini). La región cuenta con importantes actividades recreativas a lo largo del año, como la pesca del pejerrey (Odonthestes bonariensis) durante el invierno, principalmente en las lagunas Cochicó y Alsina, y las playas del Lago Epecuén, en Carhué, durante las vacaciones de verano. Estas actividades, ajenas al tradicional uso agrícola y ganadero de la región, traen aparejado una elevada cantidad de turistas y una serie de actividades recreativas adicionales, con sus consecuentes impactos ambientales, como travesías en cuatriciclos, actividades náuticas, desechos de pescadores, incendios accidentales, perturbación en zonas de descanso y/o reproducción de aves, etc.

Key biodiversity
Las particularidades de este sistema hídrico, con un importante gradiente de salinidad, y con comunidades vegetales alternadas entre sectores de cultivos y pastizales en buen estado de conservación, hacen de éste un lugar propicio para la gran concentración de especies de aves con diferentes problemáticas de conservación. Entre las aves acuáticas, el Flamenco Austral (Phoenicopterus chilensis), por su llamativo colorido y gran porte, es una de las aves más características, hallándose en importantes concentraciones (más de 10000) en este sistema lacustre, donde además encuentra un sitio ideal para establecer sus colonias de reproducción. Otras aves acuáticas, como el Macá Plateado (Podiceps occipitalis) se concentra de a miles en las saladas aguas del Lago Epecuén, el Falaropo Común (Phalaropus tricolor) suele formar enormes bandadas durante el verano, impresionando por el sincronismo de su vuelo. Es importante destacar la presencia anual y reproducción del Chorlito de Doble Collar (Charadrius flaklandii), especie típica de nuestro litoral atlántico. También suelen observarse importantes concentraciones de otros migrantes neárticos como Playero Unicolor (Calidris bairdi), Playero Rabadilla Blanca (Calidris fuscicollis) y Pitotoy Chico (Tringa flavipes), asediados por la constante presencia del Halcón Peregrino (Falco peregrinus). Hacia el E las lagunas se tornan más dulces siendo un importante sitio de concentración y reproducción de otras aves acuáticas como garzas (9 spp) y Anátidos (unas 15 spp.), donde sobresalen los Cisnes (Cygnus melacoryphus y Coscoroba coscoroba) contabilizándose más de 6000 individuos en concentraciones previas a la época de muda. De las 3 especies de gallaretas de la región se destaca la concentración de más de 10500 Gallaretas Chica (Fulica leucoptera) contabilizadas el 12 de noviembre de 1993. Gaviotas y Cuervillos reproducen también en los extensos juncales de Cochicó e Inchauspe. Estas lagunas mucho menos saladas proporcionan un lugar ideal para los piscívoros Huala (Podicephorus major) y Biguá (Phalacrocorax brasilianus) llegando en verano a concentraciones de más 15000 ejemplares, ocasionando inconvenientes al lucrativo negocio de la pesca, sustento de muchas familias locales. Entre las aves acuáticas más escasas de la región podemos mencionar registros de Macacito Gris (Tachybaptus dominicus), Mirasol Grande (Botaurus pinnatus), Gallineta Chica (Rallus antarcticus), Gaviotin Sudamericano (Sterna hirundinacea), Becasa de Mar (Limosa haemastica) y Playero Blanco (Calidris alba).
Dentro del elenco de aves terrestres se destacan las especies del monte y las aves de pastizal. Entre los primeros resaltan semilleros como el Yal Carbonero (Phrygilus carbonarius), Monterita de Collar (Poospiza torquata), Monterita Canela (Poospiza ornata), Diuca (Diuca diuca) y el Pepitero Chico (Saltatricula multicolor) o Furnaridos escasos en Buenos Aires como la Bandurrita Chaqueña (Tarphonomus certhioides), Coludito Cola Negra (Leptasthenura aegithaloides) o el Canastero Chaqueño (Asthenes baeri). Todas estas especies han sido registradas en el sector SO del Lago Epecuén, en un relicto de Caldenal, donde parecen estar restringidas. En este mismo punto se destaca el registro de un inmaduro de Águila Coronada (Buteogallus coronatus) cerca de 20 años atrás. Entre los migrantes australes se registró la presencia del Chorlo Cabezón (Oreopholus ruficollis), el Gaucho Chico (Agriornis murinus) y la Monjita Castaña (Xolmis rubetra), y entre los estivales el Batitú (Bartramia longicauda), el Chorlito Canela (Tryngites ruficollis), el Tachurí Canela (Polistictus pectoralis) y Aguilucho Langostero (Buteo swainsoni) conformando bandadas de varios cientos. Las especies de pastizal cuentan con importantes poblaciones de Ratona Aperdizada (Cistothorus platensis), Espartillero Pampeano (Asthenes hudsoni) y Cachirla Trinadora (Anthus chacoensis) siendo ésta la más abundante de las 4 especies de cachirlas en la zona. La Loica Pampeana (Sturnella defilippii) no ha sido registrada en las inmediaciones del Lago Epecuén, pero si a unos pocos kilómetros y además cuenta con registros históricos en toda la zona. A esta especie común en el pasado debemos sumarle registros de Tordo Amarillo (Xanthopsar flavus) y Yetapá de Collar (Alectrurus risora), emblemas de la conservación de los pastizales y triste vestigio de un pasado que evidencia como se retrajo este bioma.
Especies como Pluvianellus socialis (NT), Porzana spiloptera (VU), Pseudoseisura gutturalis (EN), Neoxolmis rufiventris (LC), Knipolegus hudsoni (EN), Gubernatrix cristata (EN) y Sporophila ruficollis (NT), conforman un grupo con probabilidad de hallazgo en las siguientes campañas, siendo prioritario evidenciar la presencia de éstas para que justifiquen aún más la creación del nuevo AICA y futura reserva. 


Recommended citation
BirdLife International (2019) Important Bird Areas factsheet: Lagunas Encadenadas del Oeste de la Provincia de Buenos Aires. Downloaded from http://www.birdlife.org on 15/12/2019.