DO001
Siete Hermanos Keys


Year of compilation: 2007

Site description
Los Cayos Siete Hermanos comprenden un grupo de elevaciones del Banco de Montecristi, situadas en el Océano Atlántico, al norte de la Provincia de Montecristi. Con este conjunto de cayos se inicia el territorio dominicano al noroeste de la República Dominicana. Esta porción de la región litoral es también una importante área de pesca, ubicada al noroeste de la desembocadura del Río Yaque del Norte (Álvarez, 1998; CIBIMA, 1998). Los cayos distan de 5-15 kilómetros de la zona costera (CIBIMA, 1998; Bolay 1997); Torurú, Monte Chico y Terrero (o Tercero) forman el primer grupo más cercano, mientras que Monte Grande, Ratas, Muerto y Arenas, conforman el grupo más distante, hacia el oeste (Bolay, 1997). Estos cayos de sustrato arenoso sobre una base de beack rock se levantan desde 1.5-3.4 msnm. Presentan en general una superficie llana, excepto por ligeras depresiones en la parte central en algunos de ellos (Álvarez, 1998).

Key biodiversity
Según la listas recientes, se reporta la presencia de alrededor de 15 especies de aves en el área de los Cayos Siete Hermanos (Keith et al., 2003; Bolay, 1997; Álvarez, 1998; Navarro et al., 1998; Silva, 1983). Durante los meses de mayo a agosto los cayos (sobre todo Monte Chico y Ratas) se convierten en centros de anidación y apareamiento de aves marinas tales como Sterna anaethetus, Sterna fuscata y Anous stolidus (Latta et al., 2006; Keith et al., 2003; CIBIMA, 1998; BirdLife International & Grupo Jaragua, 2005; 2003; Bolay, 1997). Estas aves representan el grueso de la avifauna de mayor interés ya que las mismas contribuyen a la ecología y son un atractivo. Además son un importante aporte a la fertilización del escaso material orgánico que sustenta la empobrecida vegetación aun existente en los cayos (Álvarez, 1998).

Non-bird biodiversity: Por su ubicación y sus características ecológicas, los Cayos Siete Hermanos son un refugio de fauna muy importante, ideal para el levante final de especies juveniles, que ulteriormente poblarían el Banco de Montecristi. La posición geográfica de los cayos favorece el reclutamiento de juveniles y adultos de organismos acuáticos y en torno garantiza la variabilidad genética de los mismos. En sus aguas existe una variedad de vida marina que incluye diferentes tipos de vegetación y fauna como peces, crustáceos, arrecifes de coral, langostas, camarones y equinodermos (Álvarez, 1998; CIBIMA, 1998). Algunas especies amenazadas presentes incluyen Eretmochelys imbricata, Tortuga Marina en Estado Crítico (CR) y el molusco de importancia comercial Strombus gigas (Apéndice II de CITES). Sobre los cayos habita muy poca macrofauna; se han reportado lagartijas de los géneros Leiocephalus y Ameiva y algunas especies de mariposas (2).



Pressure/threats to key biodiversity
De acuerdo a Álvarez (1998), una característica común de los Cayos Siete Hermanos es el grado de impacto al que han sido sometidos. Este autor afirma que los mismos representan uno de los ecosistemas acuáticos más alterados por las actividades antrópicas de las poblaciones de ambos países (República Dominicana y Haití). La mayoría de los impactos se aducen a las actividades desarrolladas durante las visitas periódicas de los pescadores, quienes pernoctan en los distintos cayos. Entre ellas, el corte de árboles como fuente de combustión, la perturbación física a los hábitats por el continuo levantamiento de campamentos y la contaminación por desechos sólidos. La problemática de extracción de huevos de aves, sobre todo de Sterna anaethetus, Sterna fuscata y Anous stolidus, a los cuales se le confiere atributos afrodisíacos (Bolay, 1997), es mencionada constantemente por los expertos y la literatura consultada (Keith et al., 2003; Latta et al., 2006; BirdLife International y Grupo Jaragua, 2003; 2005; Álvarez, 1998; Bolay, 1997). Existe también extracción de huevos e individuos de tortugas marinas, así como explotación de moluscos, crustáceos y otros invertebrados marinos. Tanto la pesca indiscriminada como la implementación de prácticas inadecuadas (e.g. uso de químicos y arpón) ha generado una evidente disminución en la diversidad del área (Álvarez, 1998; CIBIMA, 1998). Las especies introducidas del género Ratus representan plagas peligrosas para los visitantes, la flora y la fauna. La mayor actividad humana se reporta en los cayos Torurú, Terrero, Rata, Muerto y Arenas. Entre otras amenazas se menciona el turismo inadecuado, la extracción de arena, y la presencia de sedimentos en aguas marinas al aumentar los niveles del Río del Yaque del Norte y los fenómenos naturales.

Conservation responses/actions for key biodiversity
Programa Áreas Importantes para la Conservación de las Aves. BirdLife International y Grupo Jaragua. Monitoreo (2007). Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Manejo, conservación, administración, control y vigilancia, ecoturismo y edición de material de información y educación. Sociedad Ornitológica de la Hispaniola. Visitación, ecoturismo y observación de aves. Fundación Moscoso Puello. Observación de aves. Proyecto Carey. Dra. Yolanda León. Grupo Jaragua e Instituto Tecnológico de Santo Domingo. (2005; 2006). Monitoreo de Eretmochelys imbricata (Tortuga Carey).

Protected areas
El Área Importante para la Conservación de las Aves los Cayos Siete Hermanos está contenida en la figura de protección Refugio de Vida Silvestre Cayos Siete Hermanos, Área de Manejo de Hábitat/Especies, Categoría de Manejo IV según la Unión Mundial para la Naturaleza. Desde el año 1983 perteneció al Parque Nacional Montecristi, cuyos límites y composición fueron posteriormente cambiados por disposición de la Ley Sectorial de Áreas Protegidas 202 en el año 2004.

Habitat and land use
La vegetación existente en los cayos es muy similar y está integrada por escasos arbustos bajos y espinosos que en general no alcanzan los cinco metros. También por gramíneas y otras herbáceas y el cactus Opuntia dilenii, común en casi todo el sistema de isletas. No obstante las similitudes, los cayos presentan algunas características de hábitat entre las cuales cabe mencionar las siguientes: Cayo Torurú Vegetación escasa integrada por dos estratos. Un primero, bajo, constituido por gramíneas y ciperáceas donde predominan Spartina patens, Sporobolus virginicus, Opuntia dilenii y la liana Urechites lutea. El estrato más alto conformado por arbustos dispersos de Conocarpus erectus, Caesalpinia crista y Suriana maritima(Álvarez, 1998). Cayo Monte Chico Es completamente llano, rodeado por áreas de playa y de arrecifes de coral. Se caracteriza por la presencia de una vegetación arbustiva achaparrada con predominio de Capparis flexuosa y Opuntia dilenii. Otros arbustos presentes son Pithecellobium unguis-cati, Suriana maritima y la herbácea Sesuvium portulacastrum , entre otras (Álvarez, 1998; Bolay, 1997). Es importante señalar la presencia de Avicennia germinans, ya que es el único cayo donde aparece esta especie (Álvarez, 1998). Cayo Terrero o Tercero Sobre este cayo habitan la herbácea Spartina patens, la trepadora Heterostachys ritteriana, así como los arbustos Pithecellobium unguis-cati, y Coccoloba uvifera. Se caracteriza además por la presencia de un frondoso ejemplar del cactus Lemairocereus hystrix. Cayo Monte Grande La vegetación terrestre en este cayo, aparece mezclada sin una zonación definida. Se encuentra Coccoloba uvifera y C. buchiones mezclada con Conocarpus erectus y Laguncularia racemosa. Esta última escasa, pero en buenas condiciones. En este arbustal costero también aparece Prosopis juliflora (Álvarez, 1998). Cayo Ratas A pesar de la baja diversidad en cuanto a flora terrestre se refiere, es importante señalar que es uno de los cayos de mayor diversidad de paisajes, de flora y de fauna marítima y terrestre. La vegetación es arbustiva y baja. Existe también Pithecellobium circinale y Acacia farnesiana . Cayo Muerto Habita una escasa vegetación, carente de zonación, definida por los pocos arbustos que allí sobreviven. La línea costera está formada por playas cubiertas con Batis maritima y Sesuvium portulacastrum . Es llamada también Isla Bubí (CIBIMA, 1998; Bolay 1997). Cayo Arenas La vegetación es pobre (Bolay 1997). Existen especies de herbáceas, cactáceas y escasos arbustos, achaparrados y muy impactados por la acción antrópica, tales como Canavalia maritima, Ipomea pre-caprae y Sporobolus virginicus. Este cayo también es llamado el Cayo del Faro, por la presencia de un faro para orientar las embarcaciones. Entre las actividades que desarrollan en el área se destaca la pesca, la investigación submarina, ecoturismo y turismo de masa. Cayos Siete Hermanos es un sitio popular entre los observadores de aves.


Recommended citation
BirdLife International (2023) Important Bird Areas factsheet: Siete Hermanos Keys. Downloaded from http://www.birdlife.org on 05/02/2023.