CU012
Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila


Year of compilation: 2006

Site description
El Humedal del Norte de Ciego de Ávila se encuentra ubicado en la porción noreste de la provincia Ciego de Ávila. Abarca casi toda su costa, su zona marítima inmediata y los cayos adyacentes Cayos Paredón, Guillermo y Coco. Incluye parte de la cuenca hidrográfica La Yana, área caracterizada por una llanura baja, parcialmente cenagosa. El paisaje también contiene elevaciones calizas que ocupan la vertiente norte de la provincia. Este humedal comprende dos represas costeras únicas, las lagunas de la Leche y la Redonda, que alimentan las cuencas subterráneas de la zona. El régimen de inundación es permanente y muy poco variable con un mayor aporte de precipitaciones en los meses de mayo y junio (200 mm). Los meses más secos (enero y diciembre) presentan valores inferiores a los 30 mm. Las formaciones vegetales más representativas son el bosque semideciduo mesófilo, los bosques siempreverdes, los manglares, los herbazales de ciénaga y el matorral xeromorfo costero, la vegetación secundaria y la vegetación cultural. En el área propuesta y los alrededores existen varios asentamientos humanos (La 21, Marbella, La Loma, Rinconada, Malezal, Santa Bárbara y Delia, entre otros) que están directamente relacionados con las áreas protegidas. Los cayos incluidos en este sitio presentan el mayor desarrollo turístico en el archipiélago de Sabana-Camagüey.

Key biodiversity
Dentro de este humedal la avifauna de Cayo Coco ha sido de las más estudiadas. Esta está representada por 218 especies que se agrupan en 16 órdenes, 43 familias y 118 géneros y se encuentra constituida mayormente (62,0 %) por especies de hábitos terrestres. La amplia distribución y representatividad de los humedales y ecosistemas acuáticos, presupone la ocurrencia de un número mayor de aves acuáticas que las registradas hasta el presente. Por otro lado, la mayoría de las especies son migratorias (46,19 %) incluyendo residentes invernales, transeúntes, accidentales y vagrantes; las residentes permanentes, representan 39,67 % del total, las bimodales 9,24 % y las residentes de verano solo constituyen 3,8 % de la avifauna. En el Cayo están presentes cuatro de los siete géneros endémicos de Cuba, representados por las especies: Torreornis inexpectata, Teretistris fornsi, Xiphidiopicus percussus y Gymnoglaux lawrencii. A ellas se suman otras cinco especies endémicas: Accipiter gundlachii, Todus multicolor, Polioptila lembeyei, Vireo gundlachii y Caprimulgus cubanensis, para 36 % con relación al total de especies endémicas cubanas. Es de interés mencionar a la subespecie Torreornis inexpectata varonai, único endémico estricto del Cayo y a Saurothera merlini santamariae, endémico local del archipiélago de Sabana-Camagüey. De las especies del Cayo: Dendrocygna arborea, Accipiter gundlachi y Torreornis inexpectata, aparecen en el libro rojo de las especies amenazadas (Collar et al., 1992), en la categoría Vulnerables; con posterioridad, se incluyeron cinco especies con algún grado de amenaza: Charadrius melodus (Vales et al., 1998), como especie en peligro (En); Mycteria americana, Eudocimus ruber, Tiaris bicolor y Mimus gundlachii como vulnerables (V), motivado en su mayoría por la distribución limitada y bajos efectivos poblacionales y por el riesgo que presentan estas especies en el archipiélago de Sabana-Camagüey, debido a las transformaciones que se llevan a cabo en sus hábitats típicos en función del desarrollo turístico. Los aportes de Rodríguez-Batista (2000), a la lista de las aves de Cayo Coco, se refieren a 13 especies terrestres, nueve de ellas transeúntes invernales raros en Cuba, tres residentes invernales y una residente permanente. Los datos de las observaciones de las especies que no corresponden a esta tesis fueron tomados de Rodríguez-Batista et al. (1997). Por otro lado, merecen ser mencionadas otras especies que han sido registradas por la captura u observación de uno o pocos individuos, entre ellas: Passerina caerulea, Dendroica coronata, Polioptila caerulea y Dendroica striata. Por su parte en Cayo Guillermo se han registrado 107 especies de aves y presenta las colonias más grandes de gaviotas hasta ahora descritas en Cuba (Rodriguez-Casariego et al., 2003). Es el único sitio de cría registrado para la Gaviota de Pico Amarillo (Sterna sandvicensis erygnatha) y del Petrel (Puffinus lherminieri). En Paredón se han registrado 122 especies. De forma general en el humedal se destacan por su abundancia las aves acuáticas, particularmente las garzas y los patos. La población de yaguasas (Dendrocygna arborea) en la localidad se considera superior a los 200 individuos y también se observan a los yaguasines (Dendrocygna bicolor) en las zonas de lagunas con abundantes plantas de bagá. Grupos de especies acuáticas migratorias con tamaños significativos se reúnen durante el invierno en esta área y utilizan las zonas costeras naturales como sitios de refugio. En los herbazales de ciénaga se encuentra la tercera población más numerosa de la Grulla (Grus canadensis nesiotes) en Cuba, subespecie endémica y clasificada como vulnerable según Gálvez (1998). En el herbazal del Refugio de Fauna El Venero se ubican los dos sitios de reproducción más importantes para la subespecie dentro del humedal (Ferrer, 2008) y también se reporta la presencia de la Gallinuela Escribano (Pardirallus maculatus), especie amenazada en el Caribe. En el interior de los herbazales de ciénaga y rodeando a los mismos, existen palmares (con Roystonea regia) que son utilizados por aves endémicas como la Cotorra Cubana (Amazona leucocephala) y el Catey (Aratinga euops) para la reproducción

Non-bird biodiversity: En el área están presentes otras especies de vertebrados de interés, entre los mamíferos se encuentra la jutía conga (Capromys pilorides), considerada como vulnerable y entre los reptiles la iguana (Cyclura nubila), especie en peligro (EN), el cocodrilo (Crocodylus acutus), también considerado en peligro y el majá de Santa María (Epicrates angulifer) que es una especie amenazada. En Cayo Paredón se puede encontrar el murciélago endémico Phyllops falcatus, dos especies endémicas de anfibios (Bufo peltocephalus peltocephalus y Eleutherodactylus atkinsi atkinsi ) y cinco especies de reptiles terrestres endémicos.



Pressure/threats to key biodiversity
La principal amenaza a la IBA, es el desarrollo turístico que se lleva a cabo en los cayos. Han ocurrido transformaciones en los hábitats, siendo el matorral xeromorfo costero y el bosque semideciduo los hábitats más afectados por las construcciones hoteleras, los viales y la fumigación contra insectos. En Cayo Coco se encuentran tres instalaciones extrahoteleras pertenecientes al Ministerio de Turismo y de la Agricultura respectivamente que desarrollan actividades incompatibles con la categoría de manejo. Entre los principales usuarios de los recursos pesqueros del área se encuentran la UEB Punta Alegre y Turiguanó. Por otro lado, existen especies invasoras, que ocasionan daños a algunas de las autóctonas como son: Rattus rattus, Canis familiaris, Equus caballus, Sus scrofa, Bos taurus y Bos indicus. Por su parte en Cayo Guillermo la infraestructura turística abarca la mayor parte de la región norte del cayo. El turismo de playa y el buceo son las actividades fundamentales en el área. También están contempladas visitas y actividades en las áreas de nidificación colonial de gaviotas, lo que afecta la reproducción de estas. En Cayo Paredón Grande existen perspectivas a mediano plazo de desarrollo turístico. Debido a las características de este, el impacto de la construcción de infraestructura turística y una mayor presencia humana, traería como consecuencia afectaciones en toda la extensión del área. Existen actividades ilícitas como la caza y la tala de bosques dentro de las áreas protegidas. Han ocurrido transformaciones en los hábitats condicionado por el uso de las áreas de amortiguamiento para la agricultura, fundamentalmente la industria azucarera. La Empresa Forestal Integral utiliza un pequeño porcentaje del área norte de amortiguamiento para la producción de bosques (planes de reconstrucción de bosques degradados).

Protected areas
El Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila fue declarado sitio Ramsar desde el año 2002. Dentro del área se encuentra la Reserva Ecológica Centro Oeste de Cayo Coco y los Refugios de Fauna Sierra de Judas de la Cunagua y El Venero, todas administradas y con plan de manejo. De estas área protegidas la única aprobada por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros es Judas de la Cunagua. Además existen otras propuestas de áreas protegidas dentro de la IBA, que aún no tienen administración ni plan de manejo. Estas son el Elemento Natural Destacado Dunas de Cayo Guillermo y el Refugio de Fauna Centro y Oeste de Cayo Paredón Grande, Reserva Florística Manejada Monte El Coy y Refugio de Fauna Cayo Alto.


Recommended citation
BirdLife International (2020) Important Bird Areas factsheet: Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila. Downloaded from http://www.birdlife.org on 25/05/2020.