CO076
Serranía de las Quinchas


Year of compilation: 2008

Site description
La Serranía de las Quinchas está ubicada en el costado occidental del valle medio del río Magdalena, en las estribaciones de la cordillera Oriental. Abarca los municipios de Puerto Boyacá y Otanche, en Boyacá, Bolívar, en Santander, y Yacopí, en Cundinamarca. Se estima que en la parte sur de la Serranía, en Boyacá, hay unas 40.000 ha de vegetación natural, aunque la mayor extensión de bosques naturales se encuentran en Santander, en la cuenca del río Minero. La vegetación comprende bosque húmedo tropical en las zonas bajas de la Serranía, sobre terrenos medianamente escarpados, y selvas subandinas nubladas en montañas muy pendientes de hasta 60 grados de inclinación (Múnera y Laverde 2002). Esta zona se presenta como uno de los últimos relictos de vegetación típica del Magdalena medio, pero ha sufrido una fuerte presión antrópica, especialmente los bosques de la región tropical, por actividades agropecuarias (ganadería y cultivos extensivos), la introducción de cultivos ilícitos, cacería furtiva, tala indiscriminada e, incluso, la construcción de un gasoducto que cruza la Serranía, lo que ha modificado la vegetación original. En la parte alta, aunque la presión ha sido menor, también se observa una disminución de la cobertura vegetal (IAvH 2002b). La zona presenta un régimen de lluvias bimodal tetraestacional, con épocas más lluviosas en los meses de abril-mayo y septiembre-octubre. Además, hay una alta humedad relativa, especialmente hacia las partes más altas. Los estudios de vegetación que se han realizado en el sur de la Serranía (Puerto Boyacá y Otanche) muestran que la vegetación arbórea está dominada por las familias Rubiaceae, Melastomataceae, Euphorbiaceae, Annonaceae, Moraceae y Fabaceae (Balcázar et al. 2000, Múnera y Laverde 2002), con una altura promedio del dosel de 18 m. Los bosques de región subandina presentan una alta incidencia de epifitas. La zona es de una gran importancia hídrica, pues nacen numerosas quebradas, todas correspondientes a la cuenca del río Magdalena. La serranía de las Quinchas no está incluida dentro del SINAP y sólo existe una reserva privada llamada Reserva Natural El Paujil. Ésta última se ubica en el municipio de Puerto Boyacá, corregimiento de Puerto Pinzón, a ambos márgenes del río El Ermitaño, entre los departamentos de Santander y Boyacá.

Key biodiversity
Los inventarios de avifauna que se han realizado en la zona (Stiles y Bohórquez 2000, Laverde et al. 2004, A. Quevedo, in litt.) han identificado cerca de 368 especies hasta el momento. Se destaca la presencia de varias especies amenazadas a nivel nacional y global (Renjifo et al. 2002): Crax alberti, Aburria aburri, Pionopsitta pyrilia, Capito hypoleucus, Melanerpes chrysauchen, Phylloscartes lanyoni, Dacnis hartlaubi y Habia gutturalis. También se han registrado bandadas (cerca de 300 individuos) de Buteo swainsoni y B. platypterus en migración. El nombre quinchas hace alusión a un vocablo indígena que significa colibrí; en la zona se han identificado 29 especies de quinchas.

Pressure/threats to key biodiversity
Alrededor de la Reserva se presenta una fuerte presión antrópica. Los colonos que habitan la serranía de las Quinchas provienen en su mayoría de otras regiones del país, muchos de los cuales llegaron a la zona por una posible explotación petrolera, la cercanía con las minas de esmeraldas y diversos problemas socioeconómicos. La ganadería de tipo vacuno es la principal actividad pecuaria que se realiza en la zona.

Conservation responses/actions for key biodiversity
Después de la creación de la Reserva Natural, se ha enfocado el trabajo hacia la investigación y la conservación, mediante programas de investigación, conservación y educación ambiental. Estas actividades vinculan de manera directa y a corto plazo a la comunidad del corregimiento de Puerto Pinzón y veredas aledañas, permitiendo así generar una estrategia que conllevará a crear un modelo general que establezca este tipo de proyectos en otras localidades de la Serranía, con el fin de que la estrategia abarque diferentes localidades. La vinculación de la comunidad se ha venido realizando por medio de actividades enfocadas hacia el desarrollo socioeconómico de la zona de manera sostenible, por medio de programas de capacitación y talleres de educación que generen alternativas en pro de la disminución de los factores actuales de amenaza presentes dentro de este ecosistema. Paralelo a esto se fortalecerán las actividades relacionadas con investigación, conservación y educación ambiental en la serranía de las Quinchas, vinculando a estudiantes universitarios (pasantes, tesistas y voluntarios). El programa de becas para estudios sobre especies amenazadas apoyó el proyecto “Uso de hábitat de Capito hypoleucus, una especie endémica y amenazada de Colombia” (Múnera y Laverde 2002).

Protected areas
En la Serranía de las Quinchas se encuentra la Reserva Natural El Paujil con una extensión de 1.200 ha en la actualidad, y con una proyección a mediano plazo de 5.000 ha. Fue creada en enero del 2004 por la Fundación ProAves, con el apoyo de American Bird Conservancy y Conservation International. Hasta el momento es la única área que se encuentra protegida dentro de toda la serranía de las Quinchas, e incluso en toda la parte media del valle del Magdalena. Sin embargo, se recomienda ampliar la Reserva de manera que se garantice la protección efectiva de los ecosistemas y especies amenazadas de la zona. Dentro de las actividades que actualmente se desarrollan allí, se destaca la creación de un vivero con un área de 100 m² para la Reserva, el cual tiene una proyección de producción equivalente a 8.000 plántulas por año. Para la recolección de semillas se realizan salidas con el grupo ecológico para buscar las semillas de fl ora importante en el forrajeo de las especies de fauna en peligro y aquellas que, por ser maderables, son altamente apetecidas en la región. Igualmente, se logró institucionalizar el Festival del Paujil, el cual contó con la participación de más de 300 niños y jóvenes de la comunidad de Puerto Pinzón. Como parte de otras actividades realizadas, se logró establecer veda de caza completa para el Paujil de Pico Azul (Crax alberti) y el Mono Araña del Magdalena (Ateles hybridus), especies críticamente amenazadas. En el campo de la investigación, se vienen ejecutando censos poblacionales y estudios de historia natural de cinco especies globalmente amenazadas de extinción. El sentido de apropiación, por parte de la comunidad, sobre la protección del Paujil de Pico Azul ha alcanzado niveles altos; por ejemplo, esta especie se estableció como parte del escudo del corregimiento de Puerto Pinzón. Adicionalmente, hasta el momento se han desarrollado dos talleres de conservación y 12 de educación ambiental, que han socializado el trabajo a 1.200 personas. Se ha logrado la vinculación de las poblaciones infantiles y juveniles de la comunidad a través del establecimiento del grupo ecológico, las caminatas ecológicas, visitas a la Reserva El Paujil, murales y prestación de servicios.

Acknowledgements
C. Múnera C. Londoño F. G. Stiles X. Cáceres A. Quevedo P. Salaman


Recommended citation
BirdLife International (2022) Important Bird Areas factsheet: Serranía de las Quinchas. Downloaded from http://www.birdlife.org on 28/01/2022.